Comunicado de Purna-Universidat ante las elecciones al claustro en Unizar del 18M

marzo 17, 2021 • Comunicados

Volvemos a presentarnos a claustro.  Este año lo hacemos en 15 centros, muestra de la modesta, pero notable, red de afinidad y militancia de base que sostiene a Purna como organización juvenil en el territorio aragonés.

Fruto de la valoración crítica, la asunción de errores y el debate constructivo, este año no pedimos el voto directamente, ni llevamos un programa. Aún habiéndolo mantenido siempre en un segundo plano, reconocemos haber participado de esta inercia acrítica que engaña al estudiantado y contribuye a legitimar el falso funcionamiento democrático de la Universidad, inercia de la que hemos decidido desmarcarnos. Por ello, este año no queremos presentarnos con un programa que sabemos que no vamos a poder implementar, sino mostrando con honestidad las limitaciones de este mecanismo.

Más allá del debate sobre la desproporción representativa (90/300 en el claustro, 6/46 en el consejo de gobierno para el 80% de la comunidad universitaria), el claustro es un órgano consultivo cuyas ratificaciones, voluntades, no se materializan en acciones reales si estas no son las del rectorado, de manera que se convierte en un espacio espurio donde las representantes estudiantiles solo pueden quejarse o presentar cartas a los Reyes Magos con pocas ilusiones.

Rechazamos el circo de la campaña al que nos tiene acostumbradas alguna candidatura; pero tampoco nos identificamos con aquellas posturas serias que defienden otra manera de hacer las cosas desde el seno de las lógicas establecidas. No obstante, compartimos la gran mayoría de reivindicaciones que éstas llevan en sus programas y continuaremos apoyando las luchas que les sirvan de empuje.

La pandemia ha hecho ser paciente al estudiantado en muchos sentidos, pero no por ello tenemos por qué tragar con incongruencias como las 1468 (125 los sábados) plazas de sala de estudio en Zaragoza para decenas de miles de estudiantes matriculadas (sin una solución suficiente más allá de lo simbólico tras las presiones) o la prohibición para asistir dos horas a una asignatura todas las matriculadas acompañada de la obligación a asistir al examen tres horas, demostrando una mayor atención al control por copiar que a la calidad de la docencia.

Pero no son la pandemia o la crisis capitalista las que hacen que esta institución perpetúe las violencias del sistema en las condiciones económicas, sociales y políticas de las estudiantes, sino que nunca ha dejado de hacerlo; como ejemplifican el horario partido que imposibilita continuar estudiando si estás obligada a trabajar o el filtro clasista de las segundas matrículas. Somos conscientes del lugar que ocupa la Universidad como institución en la reproducción de la sociedad capitalista, como productora de mano de obra cualificada y de conocimiento de acuerdo a las necesidades de acumulación del capital. Esta afirmación no pretende ser una explicación absoluta, la Universidad tiene también sus propias lógicas, sus tendencias fruto de la sedimentación histórica, etc., pero sí poner el foco sobre los imperativos de fondo a los que esta institución debe responder. 

En este mensaje no podemos dejar de mostrar nuestra preocupación ante la derrota política que supone el progresivo avance de la institución universitaria (presionada, a su vez, por los recortes presupuestarios) sobre la autonomía del espacio de la Casa del Estudiante; mermada, desde antes del destierro a los sótanos, a unos despachos aislados y de uso preferente únicamente para el sector del estudiantado que somos las representantes estudiantiles. Esta situación dista mucho de la tan necesaria autogestión de espacios propios por parte de la juventud, a la que deberemos llegar sin corporativismos a través de la unidad de acción.

Así pues, sin un programa electoral, nuestra militancia en los campus universitarios continuará apoyando las luchas por las medidas concretas, prácticas y tangibles que vinculen al estudiantado proletario y vehiculen la lucha de la clase trabajadora; centrándonos en la construcción de redes de solidaridad y en la agitación hacia la conflictividad social.

Si valoras este trabajo, puedes apoyarlo de la manera que consideres oportuna. La más importante, militando. Da el paso, organízate y lucha junto a nosotras.

Si quieres acceder al documento en pdf, haz click en la imágen o aquí