No pas exilio rural

La imachen que nos venden d’o mundo rural como un puesto de retiro, de turismo u d’ocio ye una qu’oblida que ye antes tot un puesto de vita. Pero podría deixar d’estar-lo. Seguntes es datz oficials, d’es 1.3 millons de personas que viviban a Aragón en 2016 més d’a metat lo feban a la ciudat de Zaragoza mientres que la resta d’o territorio se trobaba despoblato en comparación. Este desequilibrio, que porta años acentuando-se, responde a una serie de problematicas socials, economicas, e, en definitiva, politicas que menazan con fer desapareixer la vita a es nuestros lugars.

Se bien existeix puntos de contacto entre lo mundo rural e la ciudat an que s’ufreix servicios comparables a es d’ésta e presentan bella resitencia a la despoblación, la realidat que se vive en puestos més chicotz ye una alta. La manca d’acceso a la educación u la sanidat, de carreteras en buenas condicions e la escasez d’oportunidatz laborals son algunas d’as causas qu’empentan a es chovens d’es nuestros lugars a emigrar anyo sin altro.

Mientres tanto estar muller e quedar-se en un medio an es treballos mayoritarios, la ganadería e l’agricultura, son bien masculinizatz significa per norma cheneral asumir la carga d’a fayena domestica e responsabilizar-se d’o cudiato de ninos e personas grans per mancar servicios a es que acurdir. Tot esto de forma no remunerata. Davant esta imachen no ye raro que per cada vez sian més las que deixan lo mundo rural pa no repetir ditos esquemas de vita. Manimenos, a pesar d’as suyas marcatas conseqüencias, la diferencia de precio que suposa lo solucionar estes problemas a lugars repecto a milloramientos analogos a la ciuedat ha levato a l’adiministración a ignorar esta situación deixando-nos con un panorama per cada vez més desolador.

Dende purna creemos que ye necesario que nos organicemos pa meter freno a este situación e construir alternaticas dende la participación e la pluralidat. Per alló lancemos en marzo de 2016 la nuestra campanya “queremos vivir aquí”. Amés d’altras accions dirichitas al visibilizamiento d’as dificultatz qu’enfrenta la choventut qu’habita lo medio rural Aragonés, en ella tenioron lugar una serie de charratas e debatz en quantos lugars d’o nuestro territorio como Fraga, Binéfar, Semontano u Galve pa evidenciar las causas e las conseqüencias d’o exilio e meter en común ideyas pa solucionar-lo

Vivir a las nuestras casas siempre debría estar una opción e la choventut será lo motor que lo faya posible.